El vestuario de Blue Jasmine

Poster

Hace poco leí un reportaje sobre Ruth Madoff, esposa del mayor estafador de la historia de Estados Unidos, y personaje con el que Jasmine French (protagonista de esta película) tiene muchos puntos en común. Ambas se han quedado solas ante el peligro, su círculo social les da la espalda y sólo ven a sus ex-amigos en los tribunales, deben pasar una temporadita en casa de sus hermanas porque no tienen donde caerse muertas, repudian a sus maridos, y sus hijos no quieren tener nada que ver con ellas. Sin embargo, al contrario que Ruth Madoff, que se empeña en mantener un perfil bajo y volverse invisible; Jasmine intenta trazar un plan que le devuelva a los sitios de los que nunca debió salir: el Upper East Side, Los Hamptons, Martha’s Vineyard o Boca Ratón. Todo ello sin parar de dar lecciones de vida a diestro y siniestro, regadas con grandes cantidades de alcohol y Xanax.

28

33

34

40+41What’s wrong with your self-esteem? // I’m living like this because you married the biggest loser of all…

Los que pasáis por aquí habitualmente, sabéis que los viernes solemos publicar alguna película con la que amenizar el fin de semana. Sin embargo, Blue Jasmine (2013) no estoy segura de recomendarla al 100%. No es para nada una mala película, pero tampoco me pareció muy interesante. Se trata de un trabajo hecho a la medida de Cate Blanchett (soberbia), que interpreta un personaje parecido a la Blanche de Un tranvía llamado deseo, con el que Woody Allen vuelve a rodar en Nueva York durante un ratito (la mayor parte del film tiene lugar en San Francisco), y que refleja el deterioro mental de una mujer que lo ha perdido todo menos su narcisismo. Un poco lo de siempre en las películas de Woody Allen.

En resumen:

  1. si sois fans de Cate Blanchett, os la recomiendo;
  2. si sois fans de Woody Allen, vedla (si aún no lo habéis hecho) porque sé que al final la curiosidad podrá con vosotros;
  3. si estáis casadas con un millonario: tanto si confiáis en él, como si no lo hacéis, como si tenéis clarísimo que es un estafador y de vez en cuando os pide que firméis algo, es recomendable que la veáis. No vale hacerse la tonta después y decir que no tenías ni idea de nada.
  4. si no cumplís nada de lo anterior, os la podéis saltar, la vida es muy corta.

5

6

8

Sin embargo, además de las interpretaciones de Cate Blanchett y de Sally Hawkins, lo que me parece más relevante de Blue Jasmine es cómo con un presupuesto para vestuario muy, muy reducido, se consigue una construcción tan perfecta del personaje principal: una multimillonaria venida a menos (lo ha perdido todo), repudiada por su círculo (a los que ha hecho perder todo), que ha tenido que desprenderse de todas sus posesiones (unas porque se las ha quitado el gobierno; otras para tener liquidez,) excepto de aquellas escasas piezas que la definen, a las que no ha podido/querido renunciar (utiliza la excusa de que son piezas personalizadas que no puede vender porque nadie querría un bolso con las iniciales de otra persona) y que le sirven de escudo y armadura ante la “vida normal” a la que se tiene que enfrentar a partir de ahora.

2

9

18

29Would you stop staring at my luggage?//Yes, it’s Louis Vuitton.

37

Jasmine ha mantenido algunas prendas básicas que toda revista de moda anuncia cada septiembre como fondo de armario, las que toda mujer del planeta Tierra debe tener. Prendas bien cortadas, atemporales, y de colores neutros y lisos que, combinadas entre sí, dan lugar a multitud de looks con los que una mujer de su edad nunca va a desentonar.

EL ARMARIO DE JASMINE FRENCH2

Además, cuenta con su bolso (el modelo Birkin de Hermès), que utiliza como escudo de protección para defenderse de los ataques dirigidos desde la vida que ahora tiene que vivir. También, este bolso es sacudido y golpeado cuando Jasmine pierde los nervios, como culpándole de todo aquello que representa: lo que un día tuvo, el grupo al que perteneció, la riqueza conseguida a base de estafas. El bolso simboliza todo lo que ella es y todo lo que ha perdido. Como anécdota, este artículo / prolongación del personaje, costaba más que todo el presupuesto destinado al vestuario.

1

12

26

16

La transformación del personaje también tiene su reflejo en el vestuario. De las joyas y los vestidos de alta costura que utiliza para asistir a las cenas benéficas que organiza, Jasmine tiene que sobrevivir con un número muy limitado de prendas con el que hacer malabares en el día a día de la clase trabajadora a la que ahora pertenece.

7

14

17

13

19

39Well, there’s only so many traumas a person can withstand.. // …until they take to the streets and start screaming.

La encargada de hacer magia con el vestuario de Blue Jasmine es Suzy Benzinger, habitual de las películas de Woody Allen. También ha trabajado con él en Si la cosa funciona, Celebrity o Desmontando a Harry.

Otros armarios de película:

El vestuario de Factory Girl.

Advertisements

One thought on “El vestuario de Blue Jasmine

  1. Pingback: El vestuario de ‘La tentación vive arriba’ |

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s