*Junio*

Mad men o la frágil belleza de los sueños en Madison Avenue

– Fui a la feria del libro buscando ‘Mad men o la frágil belleza de los sueños de Madison Avenue’: un conjunto de ensayos sobre la serie que necesitaba leer para paliar su falta después del desenlace final. Algunos son muy entretenidos y otros me parecen infumables, pero si tienes un problema de adicción a la tele de nacimiento eres aficionado a las series, lo recomiendo por el análisis que hace de la época (década de los sesenta en EEUU) y la situación que vive el mundo de las series de televisión en este momento. Además, en la misma editorial (Errata Naturae) hay otros títulos sobre el tema que tienen muy buena pinta.

The americans

– Desde que terminó ‘Mad men’ hasta que empezó la nueva temporada de ‘Orange is the new black’, me quedaba tiempo suficiente para añadir otra serie a mi lista. Sí, creo que no me van a quedar horas de vida suficientes para acabarlas todas. Empecé ‘The Americans’ (lleva tres temporadas, pero ya digo que no me da la vida) porque me habían hablado de la cantidad de pelucas que utilizan estos dos agentes del KGB infiltrados en un barrio residencial de EEUU y vecinos de un agente del FBI en los ochenta. Pelucas y espías que juegan al gato y al ratón en los ochenta me parece siempre una buena combinación. No está mal, pero tampoco es que me apasione. Es decir, no me voy a comprar un libro basado en la serie cuando finalice. Pero la seguiré viendo.

The cut

– Fui al cine a ver ‘Investigación policial’ y ‘El padre’. La primera la recomiendo si tienes curiosidad por cómo hacer una peli en España con escasísimo presupuesto, conseguir distribución y estrenar. Buscarse la vida y no echar la culpa a los demás si tu sueño es hacer cine. La segunda está dirigida por Fatih Akin y es un dramón de dos horas sobre el genocidio armenio durante la primera guerra mundial. Con ‘El padre’ el director cierra una trilogía sobre el amor (‘Contra la pared’), la muerte (‘Al otro lado’) y el demonio (‘El padre’).

La Tomata

– De los sitios donde salí a comer recomiendo muchísimo ‘La tomata’ (C/Alburquerque, 13). Es un mexicano muy pequeñito llevado por un matrimonio (ella cocina, él atiende) donde creo que he comido los mejores tacos al pastor de Madrid. El margarita de pepino tampoco estuvo nada mal. No se puede reservar y se come en mesas altas, pero todo está buenísimo.

Punta Paloma

– Mi mes de junio terminó en Tarifa. En una playa perdida y de difícil acceso donde celebramos una fiesta sorpresa a mi amiga S. que sirvió para reencontrarme con gente importante que vive muy cerca y muy lejos, y que ha dado lugar a otra fiesta que celebraremos el año que viene. A lo mejor no somos capaces de quedar un fin de semana cualquiera en Madrid, pero de repente organizamos una fiesta a 700km de casa y nadie se plantea faltar.

Y al final estas son las pequeñas cosas que hacen que la vida merezca la pena.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s