Crítica de cine: ‘Mil veces buenas noches’ (Erik Poppe, 2014)

Mil veces buenas noches juliette binoche
Nikolaj Coster-Waldau y Juliette Binoche en Mil veces buenas noches. Cortesía de Golem Distribución.

Mil veces buenas noches es una película sigilosa, como lo es su protagonista, una fotógrafa de conflictos de guerra que se tiene que mimetizar en el territorio con cuidado, sin molestar ni hacer ruido, produciendo un único sonido: el clic de su cámara.

Rebecca – interpretada por Juliette Binoche – es una fotógrafa acostumbrada a trabajar en el infierno y el horror de zonas conflictivas que, tras un grave accidente, vuelve a casa para recuperarse sin saber que su hogar, su paraíso particular, también se ha convertido en un polvorín. Porque en su perfecta casa de Irlanda, con su perfecta playa en el jardín, con su perfecto marido biólogo marino (Nikolaj Coster-Waldau) y sus perfectas hijas que nunca gritan… algo también ha hecho ¡clic! Mamá, tenemos miedo de que te mueras en un campo de minas. ¿Por qué seguir disparando fotos? […]

Este es un extracto de la review de cine que escribí sobre la película noruega Mil veces buenas noches publicada originalmente en El cine en la sombra. Puedes continuar leyéndola en su web.