Crítica de cine: ‘El padre’ (Fatih Akin, 2014)

El Padre Fatih Akin
Tahar Rahim en El Padre. Cortesía de Golem Distribución.

En 1915, en el contexto de la Primera Guerra Mundial, los turcos sometieron al pueblo armenio a una migración forzosa hasta expulsarles de Mesopotamia, cuna de la civilización. Obligados a construir carreteras picando piedra en el desierto, más tarde los degollaban. Las mujeres solían ser violadas delante de sus hijos y a los niños se les dejaba morir de hambre en el desierto. Fueron asesinadas cerca de 2 millones de personas.

Sin embargo, El padre no es solo una película sobre el genocicio, sino que habla de la esperanza como motor que impulsa la vida humana cuando se ha sido testigo en carne propia de la arbitrariedad de la violencia y la sinrazón más salvaje. Nazaret Manoogian – interpretado por Tahar Rahim – sobrevive milagrosamente a este holocausto pero pierde a su familia, pierde el habla y pierde la fe. Y cuando aún busca de dónde sacar fuerzas para seguir adelante, descubre que sus hijas aún están vivas. Desde el fin más absoluto decide emprender un viaje hasta que las encuentre para poder empezar de nuevo. […]

Este es un extracto de mi review de cine sobre la película alemana El padre, publicada originalmente en El cine en la sombra. Puedes continuar leyéndola en su web.