Crítica de cine: ‘El complejo de dinero’ (Juan Rodrigáñez, 2015)

El complejo de dinero Juan Rodrigañez
El reparto de El complejo de dinero. Cortesía de Márgenes Distribución.

Un grupo de amigos se reúne en una hacienda extremeña para celebrar una boda. Todos son muy hipsters, modernísimos. Juegan a la petanca, beben vino tumbados sobre la hierba y recitan poesía. Desayunan café y fruta cortada en platos de mil vajillas diferentes. El típico amigo pesado habla mucho sin que nadie le haya preguntado. Otro reniega del poderío de su padre. Un guiri toca el piano a cuatro manos. El resto son bastante aburridos y no dan palo al agua. Francisca se dedica a esperar que el dinero le perdone. No trabaja, ese es un vicio que no tiene. Hacen expediciones al campo protegiéndose con sombrillas.

Cuando el exceso de ocio y la ausencia de experiencia profesional son elegidos libremente, ¿es posible vivir al margen del dinero? Cuando tienes (mucho) dinero, ¿es inevitable que al final te acabe poseyendo? Asumir tu fragilidad es duro. Mejor es tumbarse a beber otro chato de vino y pedirle a tu amigo que te cante algo. […]

Este es un extracto de mi review de cine sobre la película española ‘El complejo de dinero’, publicada originalmente en El cine en la sombra. Puedes continuar leyéndola en su web.