‘Annie Hall’ y su vestuario

Annie Hall y su vestuario

1. La influencia del estilo Annie Hall ha sido tan grande que aún hoy se considera cool y transgresor. A finales de los setenta fue seguido por millones de mujeres. Se caracteriza por prendas oversized concebidas para el hombre: chaquetas más largas o tipo smocking, pantalones baggy, sombrero, chaleco y corbata.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

2. La confianza con la que el personaje defiende los estilismos contribuye sin duda en el auge de esta tendencia. Annie no va disfrazada, ella ES así. Una declaración de intenciones. Un signo de liberación femenina expresado en la forma de vestir. La dejadez de Annie en sus relaciones es el contrapunto perfecto a su estudiado estilismo. El look masculino de repente es muy femenino y sexy.

El vestuario de Annie Hall5

El vestuario de Annie Hall

3. En el momento de su estreno, este estilo masculino-femenino impactó bastante. Sin embargo, ya en la década de los años treinta Marlene Dietrich y Katherine Hepburn asaltaban frecuentemente el armario masculino. En los sesenta, Yves Saint Laurent vistió a la mujer con smocking. Diane Keaton confesó en su biografía que la inspiración la encontró en las calles de Nueva York y en personas que conocía y vestían bien.

Annie Hall movie poster

4. La diseñadora de vestuario fue Ruth Morley, responsable también de ‘Taxi driver’, ‘Kramer contra Kramer’ o ‘Tootsie’. Sin embargo, Woody Allen dio carta blanca a Diane Keaton en cuestión de indumentaria. Cuando Morley vio aparecer a la actriz así vestida, puso el grito en el cielo. No sirvió de nada. El director confiaba plenamente en la actriz y ambas compusieron el look del personaje. Woody Allen: “Es su propio estilo. Así es como viste ella. Siempre ha sido una excéntrica y creativa en el vestir. La encargada de vestuario se acercaba a mí y me decía: No deje que se ponga eso. Y yo le contestaba: A mí me parece que queda genial. Está fantástica. Y, por supuesto, le dejaba que se pusiera lo que quisiera. […] Siempre he tenido una gran fe en las actrices que llevan lo que quieren, sobre todo si su valía quedaba demostrada, como Keaton, que siempre dejaba a todos anonadados con su manera de vestir”.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

5. Ralph Lauren también aparece en los créditos como responsable del vestuario, cuando en realidad no fueron muchas las prendas que aportó la marca. Como trascendió que las corbatas eran suyas (aunque no era cierto) la venta de esta prenda aumentó considerablemente después del estreno.

6. Según la periodista Priscilla Tucker, que tuvo la oportunidad de entrevistar a Ruth Morley en 1978, “Morley empezó a comprar en Reminiscence ese compendio de ropa antigua, cómoda y barata y restos teñidos del ejército. La mayoría de los chalecos y las corbatas eran de tiendas de segunda mano, y las camisetas de época de ropa interior y los sombreros masculinos se adquirieron en Unique Clothing Warehouse. El pantalón masculino con pinzas […] se encuentra en Eaves Costume Co., igual que los zapatos masculinos de Keaton. Las únicas piezas nuevas eran las camisas con tirilla confeccionadas con telas masculinas procedentes de San Francisco. Morley afirma que no sabe de dónde salió la idea de que la ropa de Annie Hall era de Ralph Lauren y propiedad de Diane Keaton […]”.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

7. Annie Hall es la historia de una pareja contada a modo de flashback. Siempre se ha dicho que la película plasma la relación entre ambos en la vida real, pues fueron pareja durante varios años, aunque en el momento del rodaje no estuvieran juntos. Sin embargo, según el director, “la mayor parte de la historia era inventada. El afecto que sentíamos el uno por el otro era verdadero, pero el resto era fruto de un gran ejercicio de invención. No solo cambiaban los detalles. Nosotros no nos conocimos así, ni teníamos una relación como la que muestra la película. Tal vez haya retazos aquí y allá cogidos de la realidad, pero no son significativos”.

El vestuario de Annie Hall

8. La primera escena que se rodó fue la de las langostas. No tenía diálogos. “En el momento del rodaje hicimos unas siete u ocho tomas […], y en una de ellas estallamos de risa porque Keaton siempre me ha hecho reír. […] Supe que era la que utilizaríamos”. La escena en la que ella canta “Seems like old times” estaba pensada desde el principio. Cantaba de maravilla y Allen pensó que quedaría muy bien en el montaje.

El vestuario de Annie Hall11

9. Woody Allen utilizó esta historia para comenzar a desarrollar algunos de los recursos más identificativos de su cine: Dejó fotogramas vacíos en los que se veía a los actores hablando fuera de pantalla; utilizó los subtítulos para reproducir el monólogo interior de lo que Alvy+Annie pensaban al tiempo que hablaban, e hizo que Annie se desdoblara para observar cómo ella y Alvy se acostaban.

10. Annie Hall ganó cuatro premios de la Academia: mejor película, director, guion original y actriz principal para Diane Keaton.

*Más sobre Woody Allen*

El vestuario de Blue Jasmine

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Fashion trends: Wes Anderson’s movies.

Fashion trends Wes Anderson movies

'Candy' fashion film by Wes Anderson

Prada Fall 2015

Moonrise Kingdom

Moonrise Kingdom

Miu Miu Fall 2015

Natalie Portman en 'Viaje a Darjeeling'

Wes Anderson's 'Life aquatic'

Wes Anderson's 'Life aquatic'

Gucci Fall 2015

Wes Anderson's 'Life aquatic'

Gucci Fall 2015

Wes Anderson's 'Life aquatic'

Prada Fall 2015

Wes Anderson's 'Rushmore'

Gucci Fall 2015

Wes Anderson's 'The Royal Tenenbaums'

Gucci Fall 2015

Wes Anderson's 'The Royal Tenenbaums'

Gucci Fall 2015

Wes Anderson's 'Rushmore'

1. Detalle del desfile de Gucci Fall 2015. //2. Imagen del fashion film ‘Candy’ de Prada, dirigido por Wes Anderson. //3. Backstage de Prada Fall 2015. //4. Créditos de ‘Moonrise Kingdom’. //5. Jared Gilman+Kara Hayward en ‘Moonrise Kingdom’. //6. Miu Miu Fall 2015. //7. Natalie Portman en ‘Viaje a Darjeeling’. //8. y 9. ‘Life Aquatic’. //10. Detalle de Gucci Fall 2015. //11. ‘Life aquatic’. //12. Detalle de Gucci Fall 2015. //13. ‘Life Aquatic’. //14. Prada Fall 2015. //15. Connie Nielsen+Jason Schwartzman en ‘Rushmore’. //16. Backstage de Gucci Fall 2015. //17. Gwyneth Paltrow como Margot Tenenbaum en ‘The Royal Tenenbaums’. //18. Gucci Fall 2015. //19. Gwyneth Paltrow+Luke Wilson en ‘The Royal Tenenbaums’. //20. Detalle de Gucci Fall 2015. //21. Olivia Williams en ‘Rushmore’.

 

Fashion Film: ‘The curve of forgotten things’, de Todd Cole.

Rodarte se unía a Todd Cole para presentar su colección de primavera 2011 a través de este fashion film protagonizado por Elle Fanning. Grabado como una ensoñación, seguimos a la actriz devenida en it girl por unos descampados hasta llegar a la ‘Baldwin House’.

‘The curve of the forgotten things’ fue rodado a ritmo de los Deerhunter con cámara RED y ópticas utilizadas en los años setenta. Se estrenó en febrero de 2011 y el título hace referencia a un poema de Richard Brautigan.

Elle Fanning in 'The curve of forgotten things'

Elle Fanning in 'The curve of forgotten things'

Elle Fanning in 'The curve of forgotten things'

Elle Fanning in 'The curve of forgotten things'

Elle Fanning in 'The curve of forgotten things'

Elle Fanning in 'The curve of forgotten things'

No es la primera vez que Rodarte ficha a Todd Cole para realizar sus fashion films. El realizador ha repetido con las hermanas Mulleavy en otros dos cortometrajes: ‘This must be your only fantasy’ y ‘Aanteni’.

Director: Todd Cole. Actriz: Elle Fanning. Producción: Sue Yeon Ahn+The Funks. Productor ejecutivo: Rassa Montaser. Diseño de producción: Peter Klein. Música original: Deerhunter. Director de fotografía: Matthew J Lloyd. Editor: Michael Mees. Localización: Baldwin hills oil house. Los Angeles, California.

‘Diana Vreeland: The eye has to travel’

‘Style is everything. It helps you to get up in the morning. It helps you to get down the stairs, it’s a way of life. Without it, you’re nobody’.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

Posiblemente la editora de moda más importante y carismática de la historia (sí, más que Anna Wintour), Diana Vreeland comenzó a trabajar cuando solo lo hacían una de cada cuatro mujeres, y ocupó puestos de responsabilidad en prensa cuando eso aún era un coto privadísimo de los hombres.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

Para ella el dinero era vital, por eso siempre tuvo claro que tenía que trabajar. Se inventó la profesión de editora de moda e hizo ganar ingentes cantidades de dinero al grupo editor de Harper’s Bazaar (1936-1962) antes de marcharse a dirigir Vogue (1962-1971). Y cuando finalmente prescindieron de ella por gastar también grandes sumas de dinero en sus editoriales, se dedicó a montar las más espectaculares exposiciones de moda en el Metropolitan Museum de Nueva York.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

La moda es cuestión de egos y todo el mundo (de la moda) quiere ser Diana Vreeland. Este documental, realizado por Lisa Immordino Vreeland, se centra en las grabaciones que George Plimpton hizo de algunas conversaciones mantenidas con Diana para escribir sus memorias. También son clave las aportaciones de su familia y de las personas que tuvieron la oportunidad de trabajar con ella y el testimonio de actuales popes de la moda como Franca Sozzani.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

Diana Vreeland en 16 claves

1. Nació en París y se crió rodeada de grandes personajes como Buffalo Bill o el bailarín ruso Nijinsky, gracias a la posición acomodada de sus padres. A los diez años se marcharon a vivir a Nueva York y ella se pasó su adolescencia bailando en Harlem.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

2. Siempre se consideró un patito feo. No ayudaban perlas como las que le soltaba su madre: ‘Es una pena que tengas una hermana tan guapa y que tú seas tan extremadamente fea’. No se gustaba hasta que conoció a su marido, Reed Vreeland. Dice que fue amor a primera vista.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

3. Emprendió su propio negocio de lencería. Las prendas las confeccionaban monjas de conventos españoles. Wallis Simpson era clienta suya.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

4. Sus hijos estaban hartos de ella porque les vestía “un poco más originales” que los demás.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

5. Fue amiga íntima de Cocó Chanel. Carmel Snow la contrató en Harper’s Bazaar precisamente por eso. Allí empezó a escribir su famosa columna ‘Why don’t you?’ En ella hacía propuestas como: ‘¿Por qué no lavas la cabeza de tus hijos con champán para que su rubio brille más?’ O ¿Por qué no pintas un mapa del mundo en la habitación de tus hijos para que no crezcan con un punto de vista provinciano? Pronto se convirtió en la editora de moda de la revista.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

6. Fue la primera en vestir a una modelo con un bikini. Popularizó los pantalones vaqueros. Publicó las primeras fotos de modelos desnudas en una revista de moda.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

7. Descubrió a Lauren Bacall como modelo y de ella dijo que era imposible sacarle una mala foto. Ali McGraw (protagonista de ‘Love story’) fue su ayudante en la revista.

Lauren Bacall

8. La Sra. Prescott de ‘Funny face’ y el personaje de Miss Maxwell en ‘Who are you Polly Maggoo?’ están inspirados en ella.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

9. Hasta ese momento, las revistas de moda estaban repletas de artículos sobre ‘Cómo vestirte para tu marido’ o ‘Cómo hacer el pastel perfecto’. Vreeland imprimió fantasía y romanticismo a la moda y mandó a Richard Avedon a fotografiar ‘Dovima con elefantes’.

Dovima con elefantes

10. Sus editoriales se fotografiaban en lugares remotos y siempre conseguía (y descubría) a los mejores fotógrafos y modelos. Descubrió a Twiggy y las modelos se convirtieron en celebrities. Pionera también en utilizar a artistas de otras disciplinas como modelos: Cher, Barbra Streisand o Sofia Loren posaron en sus editoriales.

Barbra Streisand

11. Fue la responsable del estilo de Jackie Kennedy durante la campaña y la presidencia de JFK. Las primeras fotos como pareja presidencial se las concedieron a Harper’s Bazaar.

Jackie+JFK

12. Lanzó al estrellato a Diane Von Furstenberg y le dijo a Manolo Blahnik que diseñara zapatos. Abrió el mercado americano a marcas europeas como Missoni.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

13. Aconsejaba a las modelos que hicieran de sus ‘imperfecciones’ su marca personal. Las fotografió todas para incluirlas en Vogue.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

14. Imprimió ritmo a las revistas con grandes titulares, explosiones de color, fotos impactantes, pausas en la lectura. El número de Diciembre era siempre el más especial del año.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

15. Estaba enamorada platónicamente de Jack Nicholson y trabajaba frecuentemente en la revista con Anjelica Huston como modelo.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

16. Cuando la despidieron de Vogue, la contrataron en el Met. Allí acercó a la gente el archivo de la historia de la moda a través de sus exposiciones. Las famosas galas del Met, por tanto, son también cosa suya.

'Diana Vreeland: The eye has to travel'

Se puede ver gratis aquí.

El vestuario de ‘La dama de Shanghai’

Michael O’Hara (Orson Welles) es un buscavidas que socorre a Elsa Bannister (Rita Hayworth) durante un atraco. Esa misma noche, como agradecimiento, ella le propone trabajo como marinero en su yate de lujo. Como no parece muy dispuesto a aceptar, al día siguiente manda a su marido Arthur (Everett Sloane) para que le convenza. Todo parece una cadena de casualidades. Sin embargo, hay demasiados cabos sueltos que indican que estaba todo más que planeado. Como era de esperar, entre los tres se gesta un triángulo amoroso bastante enfermizo.

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai title

Después de ‘Gilda’, Rita Hayworth se encontraba en la cima de su carrera. Su matrimonio con Orson Welles hacía aguas y, en un intento desesperado por salvar su relación, pidió al jefe de Columbia Harry Cohn (productor ejecutivo de la película) protagonizar el próximo trabajo de su marido. ‘La dama de Shanghai’ está hecha a la medida de la actriz, que cambió su melena pelirroja por un corte radical teñido de rubio para acabar con Gilda Mundson, el personaje que le había lanzado a la fama.

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai

Jean Louis (1907-1997) fue el responsable del vestuario de ‘La dama de Shanghai’. Descubierto por la actriz Irene Dunne y por la esposa de Harry Cohn, se convirtió en el jefe del departamento de vestuario de Columbia. Allí desarrolló gran parte de su carrera hasta convertirse en uno de los diseñadores de vestuario más importantes del Hollywood dorado. Vistió a numerosas actrices de primer nivel (Rosalind Russell, Lucille Ball, Ginger Rogers, Kim Novak y, por supuesto, la primera estrella: Rita Hayworth) con las que además establecía gran amistad.

El armario de Elsa Bannister

The Lady from Shanghai Court Outfit

The lady from Shanghai dresses

Tras la muerte de Harry Cohn, en Columbia prescindieron de él y empezó a trabajar para Universal, donde vistió a Doris Day (‘Pillow Talk’, 1959), Sandra Dee o Lana Turner (‘Imitation of life’, 1958). Como anécdota, esta última fue despedida de la película ‘Anatomía de un asesinato’ (1959) por exigir a Jean Louis como su propio diseñador de vestuario. Y es que sus vestidos contribuían a lanzar al estrellato a quien los llevaba, por lo que frecuentemente era contratado para diseñar exclusivamente eso: los vestidos de las películas.

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai5

The Lady from Shanghai6

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai

Además del vestidazo que llevaba Gilda mientras cantaba ‘Put the blame on mame’, también diseñó el de Marilyn cuando le dedicó el mítico ‘Happy Birthday’ a Kennedy o el de Nancy Reagan cuando su marido fue elegido presidente.

Jean Louis diseñó el vestuario de 180 películas y fue nominado 14 veces por la Academia. Finalmente ganó el Oscar por el vestuario de ‘The solid gold Cadillac’ (1956).

Fashion film: ‘Just like a dream’, Gucci #LadyWeb handbag campaign x Lykke Li.

La cantante de electro pop sueca Lykke Li protagoniza este fashion film para Gucci en el que se presenta el bolso Lady Web. Dirigido por Chris Sweeney y ambientado en una atmósfera relajada y bohemia, sirve de marco perfecto para mostrar dentro de una historia la última colección creada por Frida Giannini antes de ser sustituida por Alessandro Michelle.

'Just like a dream' Gucci's fashion film ft. Lykke Li

'Just like a dream' Gucci's fashion film ft. Lykke Li

'Just like a dream' Gucci's fashion film ft. Lykke Li

'Just like a dream' Gucci's fashion film ft. Lykke Li

La canción ‘Just like a dream’ (escrita y compuesta por L.L. Zachrisson y B. Yttling) pertenece al tercer trabajo de Lykke Li: ‘I never again’.

'Just like a dream' Gucci's fashion film ft. Lykke Li

'Just like a dream' Gucci's fashion film ft. Lykke Li

'Just like a dream' Gucci's fashion film ft. Lykke Li

Chris Sweeney se dedica principalmente a la realización de videoclips (‘Young and beautiful’, de Lana del Rey; ‘Hard out here’, de Lily Allen; por ejemplo) y fashion films. Además de colaborar con Gucci ha realizado campañas para Yves Saint Laurent y DeBeers Diamonds.

Oscars 2015: Mi quiniela definitiva

Después de hacer mi quiniela para El Cine en la Sombra, sentí la necesidad de explicar mi pronóstico de lo que sucederá esta noche y contarle al mundo que aunque apueste a unas cartas, yo siempre voy con los que no ganan. Por norma general.

Subrayado en amarillo está quien creo que acabará llevándose la estatuilla a casa. Las anotaciones rosas explican quién me gustaría en realidad que se llevase el premio. A mí se me hace feliz regalándome rotuladores.

 Quiniela Oscars 2015

*Mejor Película*. Creo que se lo llevará Boyhood. Premiarán la ocurrencia de Richard Linklater de grabar cansinamente a un chaval durante doce años. Algo que se nos ha ocurrido a todos pero que nos ha dado pereza hacer. The imitation game logró emocionarme y El Gran Hotel Budapest es una oda estética al bonitismo que también debería premiarse.

*Mejor Dirección*. A Richard Linklater le premiarán por osado. Sin embargo, el falso plano secuencia de Alejandro G. Iñárritu en ‘Birdman’ también se merece ser valorado como mérito técnico y a Wes Anderson simplemente lo amo porque es un raro que hace cosas preciosas, y eso también debería aplaudirse.

*Mejor Actor*. Eddie Redmayne hace una interpretación de Stephen Hawking que me dejó sin palabras. Está llevándose todos los premios de esta temporada y sin duda se los merece por haber hecho algo tan inmenso. Sin embargo, con total sinceridad, me encantaría que Steve Carell consiguiera el Oscar por su papel en ‘Foxcatcher’ y hacerme sentir insegura cada vez que aparecía en la pantalla como John Du Pont. Si los Oscars fueran unos premios objetivos y justos, Benedict Cumberbatch también tendría muchas opciones por su interpretación del genio asocial Alan Turing, y serviría una vez más de reconocimiento a la figura del matemático silenciado por la historia.

*Mejor Actriz*. La interpretación que Julianne Moore hace de Alice, una enferma de Alzheimer demasiado precoz, es muy, muy grande. La contención de Felicity Jones también tiene muchas papeletas, pero soy demasiado fan de la Moore: la eterna nominada. Reese Witherspoon se ensucia mucho en ‘Alma salvaje’ pero no lo suficiente para estar a la altura en esta candidatura (y ya tiene uno por ‘Walk the line’). Rosamund Pike es una actriz que me suele gustar bastante, y en ‘Perdida’ también, pero hacer algo grande con un papel tan bueno es relativamente fácil. La película de Marion Cotillard no la he visto. Por todo esto me declaro del team Moore!.

*Mejor Guion Original*. Espero que se lo lleve El Gran Hotel Budapest. En comparación con esta historia, en las demás películas no pasa nada. Pero Nightcrawler no la he visto.

*Mejor Guion Adaptado*. Creo que se lo llevará Whiplash, así como el de Mejor Actor Secundario para J.K. Simmons. Sin embargo, aunque sospecho que tiene muchas licencias para acercar la historia al gran público, The imitation game es mi favorita.