‘Annie Hall’ y su vestuario

Annie Hall y su vestuario

1. La influencia del estilo Annie Hall ha sido tan grande que aún hoy se considera cool y transgresor. A finales de los setenta fue seguido por millones de mujeres. Se caracteriza por prendas oversized concebidas para el hombre: chaquetas más largas o tipo smocking, pantalones baggy, sombrero, chaleco y corbata.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

2. La confianza con la que el personaje defiende los estilismos contribuye sin duda en el auge de esta tendencia. Annie no va disfrazada, ella ES así. Una declaración de intenciones. Un signo de liberación femenina expresado en la forma de vestir. La dejadez de Annie en sus relaciones es el contrapunto perfecto a su estudiado estilismo. El look masculino de repente es muy femenino y sexy.

El vestuario de Annie Hall5

El vestuario de Annie Hall

3. En el momento de su estreno, este estilo masculino-femenino impactó bastante. Sin embargo, ya en la década de los años treinta Marlene Dietrich y Katherine Hepburn asaltaban frecuentemente el armario masculino. En los sesenta, Yves Saint Laurent vistió a la mujer con smocking. Diane Keaton confesó en su biografía que la inspiración la encontró en las calles de Nueva York y en personas que conocía y vestían bien.

Annie Hall movie poster

4. La diseñadora de vestuario fue Ruth Morley, responsable también de ‘Taxi driver’, ‘Kramer contra Kramer’ o ‘Tootsie’. Sin embargo, Woody Allen dio carta blanca a Diane Keaton en cuestión de indumentaria. Cuando Morley vio aparecer a la actriz así vestida, puso el grito en el cielo. No sirvió de nada. El director confiaba plenamente en la actriz y ambas compusieron el look del personaje. Woody Allen: “Es su propio estilo. Así es como viste ella. Siempre ha sido una excéntrica y creativa en el vestir. La encargada de vestuario se acercaba a mí y me decía: No deje que se ponga eso. Y yo le contestaba: A mí me parece que queda genial. Está fantástica. Y, por supuesto, le dejaba que se pusiera lo que quisiera. […] Siempre he tenido una gran fe en las actrices que llevan lo que quieren, sobre todo si su valía quedaba demostrada, como Keaton, que siempre dejaba a todos anonadados con su manera de vestir”.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

5. Ralph Lauren también aparece en los créditos como responsable del vestuario, cuando en realidad no fueron muchas las prendas que aportó la marca. Como trascendió que las corbatas eran suyas (aunque no era cierto) la venta de esta prenda aumentó considerablemente después del estreno.

6. Según la periodista Priscilla Tucker, que tuvo la oportunidad de entrevistar a Ruth Morley en 1978, “Morley empezó a comprar en Reminiscence ese compendio de ropa antigua, cómoda y barata y restos teñidos del ejército. La mayoría de los chalecos y las corbatas eran de tiendas de segunda mano, y las camisetas de época de ropa interior y los sombreros masculinos se adquirieron en Unique Clothing Warehouse. El pantalón masculino con pinzas […] se encuentra en Eaves Costume Co., igual que los zapatos masculinos de Keaton. Las únicas piezas nuevas eran las camisas con tirilla confeccionadas con telas masculinas procedentes de San Francisco. Morley afirma que no sabe de dónde salió la idea de que la ropa de Annie Hall era de Ralph Lauren y propiedad de Diane Keaton […]”.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

7. Annie Hall es la historia de una pareja contada a modo de flashback. Siempre se ha dicho que la película plasma la relación entre ambos en la vida real, pues fueron pareja durante varios años, aunque en el momento del rodaje no estuvieran juntos. Sin embargo, según el director, “la mayor parte de la historia era inventada. El afecto que sentíamos el uno por el otro era verdadero, pero el resto era fruto de un gran ejercicio de invención. No solo cambiaban los detalles. Nosotros no nos conocimos así, ni teníamos una relación como la que muestra la película. Tal vez haya retazos aquí y allá cogidos de la realidad, pero no son significativos”.

El vestuario de Annie Hall

8. La primera escena que se rodó fue la de las langostas. No tenía diálogos. “En el momento del rodaje hicimos unas siete u ocho tomas […], y en una de ellas estallamos de risa porque Keaton siempre me ha hecho reír. […] Supe que era la que utilizaríamos”. La escena en la que ella canta “Seems like old times” estaba pensada desde el principio. Cantaba de maravilla y Allen pensó que quedaría muy bien en el montaje.

El vestuario de Annie Hall11

9. Woody Allen utilizó esta historia para comenzar a desarrollar algunos de los recursos más identificativos de su cine: Dejó fotogramas vacíos en los que se veía a los actores hablando fuera de pantalla; utilizó los subtítulos para reproducir el monólogo interior de lo que Alvy+Annie pensaban al tiempo que hablaban, e hizo que Annie se desdoblara para observar cómo ella y Alvy se acostaban.

10. Annie Hall ganó cuatro premios de la Academia: mejor película, director, guion original y actriz principal para Diane Keaton.

*Más sobre Woody Allen*

El vestuario de Blue Jasmine

 

 

 

 

 

 

El vestuario de ‘La dama de Shanghai’

Michael O’Hara (Orson Welles) es un buscavidas que socorre a Elsa Bannister (Rita Hayworth) durante un atraco. Esa misma noche, como agradecimiento, ella le propone trabajo como marinero en su yate de lujo. Como no parece muy dispuesto a aceptar, al día siguiente manda a su marido Arthur (Everett Sloane) para que le convenza. Todo parece una cadena de casualidades. Sin embargo, hay demasiados cabos sueltos que indican que estaba todo más que planeado. Como era de esperar, entre los tres se gesta un triángulo amoroso bastante enfermizo.

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai title

Después de ‘Gilda’, Rita Hayworth se encontraba en la cima de su carrera. Su matrimonio con Orson Welles hacía aguas y, en un intento desesperado por salvar su relación, pidió al jefe de Columbia Harry Cohn (productor ejecutivo de la película) protagonizar el próximo trabajo de su marido. ‘La dama de Shanghai’ está hecha a la medida de la actriz, que cambió su melena pelirroja por un corte radical teñido de rubio para acabar con Gilda Mundson, el personaje que le había lanzado a la fama.

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai

Jean Louis (1907-1997) fue el responsable del vestuario de ‘La dama de Shanghai’. Descubierto por la actriz Irene Dunne y por la esposa de Harry Cohn, se convirtió en el jefe del departamento de vestuario de Columbia. Allí desarrolló gran parte de su carrera hasta convertirse en uno de los diseñadores de vestuario más importantes del Hollywood dorado. Vistió a numerosas actrices de primer nivel (Rosalind Russell, Lucille Ball, Ginger Rogers, Kim Novak y, por supuesto, la primera estrella: Rita Hayworth) con las que además establecía gran amistad.

El armario de Elsa Bannister

The Lady from Shanghai Court Outfit

The lady from Shanghai dresses

Tras la muerte de Harry Cohn, en Columbia prescindieron de él y empezó a trabajar para Universal, donde vistió a Doris Day (‘Pillow Talk’, 1959), Sandra Dee o Lana Turner (‘Imitation of life’, 1958). Como anécdota, esta última fue despedida de la película ‘Anatomía de un asesinato’ (1959) por exigir a Jean Louis como su propio diseñador de vestuario. Y es que sus vestidos contribuían a lanzar al estrellato a quien los llevaba, por lo que frecuentemente era contratado para diseñar exclusivamente eso: los vestidos de las películas.

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai5

The Lady from Shanghai6

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai

The Lady from Shanghai

Además del vestidazo que llevaba Gilda mientras cantaba ‘Put the blame on mame’, también diseñó el de Marilyn cuando le dedicó el mítico ‘Happy Birthday’ a Kennedy o el de Nancy Reagan cuando su marido fue elegido presidente.

Jean Louis diseñó el vestuario de 180 películas y fue nominado 14 veces por la Academia. Finalmente ganó el Oscar por el vestuario de ‘The solid gold Cadillac’ (1956).

Premios Oscar 2015: Las cinco películas nominadas al Mejor Vestuario

1. Mark Bridges, por Inherent vice.

Inherent vice

Según Bridges, una cualidad imprescindible en un diseñador de vestuario es la paciencia. Estudió teatro en la Universidad Stony Brook, pero se pasaba todo el tiempo en el taller de vestuario. Cuando se dio cuenta de que esa era su pasión, se matriculó en la Universidad de Nueva York y consiguió el título de Diseño de vestuario. Su primer trabajo para cine fue como ayudante de Colleen Atwood (otra de las nominadas) en Casada con todos (1988). Después colaboró con Richard Horning en Muerte entre las flores (1990). En 1995 conoce a Paul Thomas Anderson y trabajan juntos desde entonces. Ha creado el vestuario de Sidney (1996), Boogie nights (1997), Magnolia (1999), Punch-drunk love (2002), Pozos de ambición (2007), The Master (2012) e Inherent vice (2014). También es el responsable del vestuario de Blow (2001), 8 millas (2002), Be cool (2005), El lado bueno de las cosas (2012) y 50 sombras de Grey (2015). Sus diseños de época para The Artist (2011) le hicieron ganar la dorada estatuilla. Confiesa que se siente muy orgulloso del trabajo que hizo en Blow y Boogie Nights, y que su película más complicada fue Pozos de ambición.

Inherent vice

Inherent vice

Mark Bridges se inspira a partir de imágenes que encuentra en revistas actuales (aunque la película sea de época) y para Inherent vice se empapó del estilo de los años setenta en Los Angeles.

Inherent vice

En este vídeo, Mark Bridges habla sobre su trabajo en Inherent vice. Fecha de estreno prevista en España: 20 de marzo de 2015.

2. Colleen Atwood, por Into the woods.

Into the woods

Ganadora del Oscar al Mejor Vestuario en tres ocasiones (Alicia en el país de las maravillas, Memorias de una geisha y Chicago), en Into the woods Colleen Atwood convierte a la bruja vieja y fea que interpreta Meryl Streep en joven y bella, Johnny Depp es un lobo y Anna Kendrick la más sofisticada de las Cenicientas.

Into the woods

Into the woods

En activo desde mediados de los ochenta, es al principio de la década de los noventa cuando comienza a participar en grandes éxitos de público y crítica como Eduardo Manostijeras (1990), El silencio de los corderos (1991) o Philadelphia (1993). Habitual en el equipo de Tim Burton, por sus manos ha pasado prácticamente todo el vestuario de sus películas: Ed Wood (1994), Mars attacks! (1996), Sleepy Hollow (1999), El planeta de los simios (2001), Big fish (2003) o Big eyes (2014), entre otras. Los grandes premios han venido de la mano de Rob Marshall, con quien ha colaborado en los musicales Chicago y Nine y en Memorias de una geisha. Quién sabe si tras la reunión de este tándem perfecto en  Into the woods volverá a sonar la flauta. De momento parte como la favorita para hacerse con el premio.

Into the woods

En este vídeo, Colleen Atwood, Rob Marshall y Meryl Streep hablan sobre el vestuario de la película.

3. Milena Canonero, por El gran Hotel Budapest.

The grand Hotel Budapest

Milena Canonero son palabras mayores. Debutó con Stanley Kubrick vistiendo a la pandillita de La naranja mecánica (1971) y a partir de ese momento no ha dejado de participar en películas icónicas. Con Kubrick volvió a trabajar en Barry Lyndon (por la que ganó un Oscar) y en El resplandor (1980). Su segundo Oscar llegó con Carros de fuego en 1981 y tuvo que esperar hasta 2006 para recoger el tercero por Maria Antonieta, donde diseñó más de 70 cambios de vestuario llenos de colorido solo para Kirsten Dunst. Es también la responsable del vestuario de Memorias de África (1985), mi favorita y eterna fuente de inspiración para muchos diseñadores.

The grand Budapest hotel

The grand Budapest hotel

The grand Budapest hotel

En El gran Hotel Budapest, Milena Canonero se ha inspirado en la obra de fotógrafos como Man Ray y George Hurrell; y en pinturas de Gustav Klimt, Kees van Dongen, Tamara de Lempicka o George Grosz. El resultado ha sido un vestuario muy retro y a la vez muy artístico, estéticamente perfecto, como le gusta a Wes Anderson (con quien ya trabajó en el corto Castello Cavalcanti). Prada ha contribuido con algunas piezas importantes de la película como el equipaje de Madame D (Tilda Swinton) o el trench de Jopling (Willem Dafoe).

4. Janty Yates, por Exodus: dioses y reyes.

Exodus: Gods and Kings

Para Yates, en el diseño de vestuario es imprescindible meterse en la historia y zambullirte en ella hasta que te cale en los huesos. El diseñador tiene que recorrer la línea del tiempo, el arco de transformación y vivir la historia de cada personaje. Empezó a trabajar en el cine en los años ochenta, pero no fue hasta 1993 cuando comenzaron a reconocer su trabajo en los títulos de crédito. Bad behaviour (1993), El inglés que subió una colina pero bajó una montaña (1995), Jude (1996) y Plunkett&Macleane (1999) fueron algunos de sus trabajos antes de comenzar a trabajar con Ridley Scott. En el año 2000 se encarga del vestuario de Gladiator, por el que recibe el Oscar y desde entonces no ha dejado de colaborar con el director, quien volvió a contar con ella para las cruzadas del siglo XII en El reino de los cielos (2005), para vestir a los criminales de grandes solapas en American Gangster (2007) o viajar al futuro en Prometheus (2010).

Exodus: Gods and Kings

Exodus: Gods and Kings

Janty Yates se inspira en libros de arte y está acostumbrada a vestir a cientos de personas en cada película. Para Exodus… se crearon más de 7.000 trajes diferentes, cantidad que dista bastante de los 25.000 que tuvo que preparar para Robin Hood (2010). Sin embargo, considera que Gladiator fue su película más difícil por ser la primera en la que tuvo que vestir a tantos personajes y a más de 3.500 extras cada día. El trabajo que realizó en El reino de los cielos es su favorito.

Exodus: Gods and Kings

Entrevista a Janty Yates sobre Exodus… en este vídeo.

5. Ruth Carter, por Selma.

Selma

Ruth Carter es la única candidata que aún no ha conseguido el Oscar, aunque ha estado nominada en dos ocasiones por Malcom X (1992) y Amistad (1997). En activo desde finales de los años ochenta, para el vestuario de Selma se ha inspirado en la gente que participaba en las marchas en defensa de los derechos humanos y civiles, vestidos con múltiples capas de ropa que les aislaban en caso de recibir violencia física por parte de los represores. También ha tenido en cuenta la sencillez, austeridad y a la vez elegancia de los estilismos de los oradores y principales líderes de estos movimientos.

Selma

Selma

Selma

Que gane el mejor.

Reality bites: El armario de Lelaina Pierce

cartel

Reality bites supuso el debut como director de Ben Stiller, esa fuerza de la naturaleza capaz de crear una obra tan maestra como Zoolander e interpretar al único retoño de los Follen dando la réplica a Robert DeNiro. Producida por Danny DeVitto y con guion de Helen Childress, Reality bites se realizó sin pretensiones, sin prever que se iba a convertir en el himno fílmico de toda una generación, la de los nacidos a principios de los 70.

titulo

Lelaina, Troy, Vickie y Sammy pertenecen a la denominada Generación X. Los cuatro forman una pandilla de recién licenciados que descubren lo difícil que es encontrar un trabajo decente al acabar la facultad. Mientras atraviesan una crisis de identidad que les convertirá en adultos, se dan cuenta de que su preparación emocional para el mundo real es escasa y no entienden por qué, pese a estar sobre cualificados, no consiguen engancharse al mercado laboral.

1

9Jeneane Garofalo es Vickie Miner

12Steve Zahn es Sammy Gray

Winona Ryder interpreta a Lelaina Pierce, primera de su promoción de audiovisuales. Se siente demasiado inteligente como para trabajar en una tienda de ropa (como su mejor amiga, Vickie) y, cámara en mano, graba cualquier cosa que pase en su grupo de amigos. Su objetivo es realizar un documental que refleje las inquietudes de la gente de su edad. Troy Dyer (Ethan Hawke) es su mejor amigo. Artista bohemio, peterpan de pelo graso que combina a la perfección su ropa estudiadamente descuidada, está enamorado en secreto de Lelaina, y no para de meterse con ella. Michael Grates (Ben Stiller) es un yuppie un poco pringado que se liga a Lelaina y le ayuda con el documental. Los tres conforman el triángulo amoroso que le da vidilla a la película.

6

cita3

5

El agente de Winona Ryder le pasó el libreto de esta película porque intuía que le iba a gustar rodar en vaqueros (hasta entonces llevaba encadenando varias películas de época). Eugenie Bafaloukos (Luna sin miel, Amor loco, Algo salvaje) se encargó del diseño de vestuario y en él no faltaron todos los grandes hits de los noventa: el tiro bien alto, camisas sin mangas, mom pants, chalecos estampados, vestidos largos campestres con estampados liberty

El armario de Lelaina Pierce

2

4

13

Este año se cumplen dos décadas desde su estreno (en noviembre de 1994 se estrenó en España) y es un buen momento para volver a verla, disfrutar de su banda sonora y, sobre todo, recordar que al final lo que cuenta es ser uno mismo y que no es necesario tener tu vida perfectamente definida a los veinte años.

El vestuario de ‘La tentación vive arriba’

Cartel

I think it’s wonderful that you’re married. I think it’s just elegant!

Richard Sherman (Tom Ewell) despide a su mujer y a su hijo, que se van a pasar el verano fuera de Manhattan, donde el calor no haga tanto daño. Aunque se propone no desparramar como el resto de rodríguez que se quedan solos trabajando en la ciudad, pronto su plan se viene abajo cuando una nueva vecina (Marilyn Monroe) se instala en el piso de arriba.

35

5

Su mujer se ríe de él (en una conversación imaginaria) porque es un poco Antoñita, la fantástica

3

29

The seven year itch es una obra de George Axelrod que se representaba en Broadway y que 20th Century Fox decidió adaptar al cine. El guión lo escribió el autor mano a mano con Billy Wilder (director del film), al que no le gustaba nada la película, pero acababa de fichar por la Fox después de haber trabajado durante años para la Paramount, y se tuvo que aguantar (George Cukor había rechazado el proyecto previamente). Sin embargo, Billy Wilder no era tonto y, estando Marilyn implicada, decidió coproducirla. Fue la película de Fox más taquillera de 1955.

6

El detonante de su relación es la tomatera que se cae de la terraza de los Kaufman

7

8+9

Como toda película mítica del Hollywood dorado, hay multitud de historias que circulan alrededor de su producción. Una de las más sonadas es la que enfrentó a Wilder con la productora porque él quería que el protagonista fuese Walter Matthau, que aún no había hecho cine. Sin embargo, desde la Fox no quisieron arriesgarse e impusieron a Tom Ewell, que ya había interpretado el mismo papel en Broadway. Hubiera sido muy grande la pareja Matthau-Monroe. Por otro lado, el director tampoco conseguía que Marilyn estuviera disponible para las pruebas, por lo que tuvo que hacerlas con Gena Rowlands.

13

25+27

45

Forma parte de la leyenda de esta película, la historia que habla de las multitudes que se congregaron en Nueva York, en la calle 52 con Lexington Avenue (donde se rodaron los exteriores), cuando la pareja sale del cine. Al pasar por una rejilla de metro, el vestido de Marilyn vuela, ella lo aplasta, y nace así una de las imágenes más icónicas de la historia de Hollywood. Los admiradores allí reunidos no eran capaces de mantenerse en silencio (por supuesto) y fueron innumerables las tomas que se hicieron a causa del ruido y de la mala memoria de la actriz. Billy Wilder también cuenta que sus ayudantes se peleaban por ver quién encendía el ventilador que colocaron debajo de la reja. Con todo esto, no es de extrañar que, finalmente, la secuencia tuviera que acabarse con un primer plano de ella en un decorado interior.

36

37

38

Después de esta película, Wilder se dijo que no volvería a trabajar jamás con ella debido a sus retrasos y a su incapacidad de aprenderse sus diálogos. Sin embargo, fue feliz cuando supo que ella había leído el guión de Con faldas y a lo loco y estaba interesada en participar. Y es que Marilyn fue única en muchos aspectos; pero para dar vida a un personaje lleno de ingenuidad y dotado con la mayor carga sexual imaginable, no había otra igual.

11

15

21

30

42

Del vestuario se encargó (William) Travilla, artífice de gran parte de los vestidos más famosos de Hollywood. Suyos son el vestido de satén fucsia y el de lamé dorado de Los caballeros las prefieren rubias. Palabras mayores. Con Marilyn trabajó en la mayoría de sus películas, pero también vistió a grandes como Marlene Dietrich, Joan Crawford o Judy Garland. Perteneció a la Fox hasta 1956 y después se centró en su propia firma y trabajó como freelance, sobre todo en televisión. Ganó un Oscar por el vestuario de Adventures of Don Juan (1949) y un Emmy por vestir al reparto de Dallas en el capítulo Swan song. Lo dicho, era un grande.

El armario de la vecina nueva

La tentación vive arriba es una de esas películas que podría ver cien veces y no me cansaría. Pero es que yo no soy objetiva con Billy Wilder. Ni con Marilyn.

44

Otros vestuarios en mamaisproud:

El vestuario de Blue Jasmine.

El vestuario de Factory girl.

El vestuario de Factory girl

“One person in the ’60s fascinated me more than anybody I had ever known. The fascination I experienced was probably very close to a certain kind of love”.

– Andy Warhol –

Poster1

Esta es la historia de Edie Sedwick. Una estudiante de arte de Cambridge que se marcha a Nueva York en 1964 con la excusa de seguir formándose; pero que en realidad es una huida hacia delante de una infancia muy difícil en un entorno nada hostil. Es la historia de una pobre niña rica que conoce a Andy Warhol y se convierte en uno de los iconos de moda más importante de los sesenta. El nacimiento de una superestrella que se bebe los años más felices de su vida… y su fulminante descenso a los infiernos.

1

5

18

George Hickenlooper dirige este biopic protagonizado por Sienna Miller+Guy Pierce, acompañados por una tropa de secundarios que dan vida a la Factory: ese grupo de fans amigos de Warhol que revolucionaron la escena artística de la época desde un loft en Nueva York.

secundarios

De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo: Hayden Christensen es el músico folk Billy Quinn, con quien Edie mantiene un relación. Siempre se rumoreó un romance entre ella y Bob Dylan, pero el cantante lo ha negado en numerosas ocasiones (incluso amenazó con demandar a la productora cuando se estrenó la película, a pesar de que se omite su nombre en todo el metraje). Ileana Douglas es la gran Diana Vreeland, la editora de moda más importante de la época (y de la historia); Mena Suvari es Richie Berlin, gran amiga de Edie y personaje de la Factory; Jimmy Fallon es Chuck Wein.

En la Factory podía pasar de todo: un día estaba llena de pienso y de caballos; al día siguiente se rodaba un vídeo experimental sado y más tarde se descubrían nuevas estrellas. Era el templo de la modernidad.

9

14

38

Sienna Miller da vida a la modelo/actriz/artista que todos adoraron, de la que todos se aprovecharon y a la que todos abandonaron cuando las cosas se pusieron feas. Según el punto de vista de Factory girl, Warhol la moldeó a su imagen y semejanza; exprimiéndola al máximo en las películas que grababa, sin pagarla un duro. Humillándola cuando ella no le dedicaba toda su atención. Consideraba que Edie era parte de su obra y que nunca debía abandonarle.

10

13

17

28

37

A diferencia de Jasmine French, el armario de la it girl  Edie Sedwick no estaba repleto de básicos precisamente, sino de prendas muy especiales (combinadas con otras más neutras) con las que construía estilismos diferentes y originales. Edie vestía sobre todo minivestidos, medias negras y abrigos de pelo. También era la reina absoluta de los accesorios: puso de moda los pendientes chandelier (es decir, de tamaño enorme), y era muy habitual verla con sombreros, grandes gafas de sol y pañuelos. Sus estampados favoritos eran las rayas y el leopardo.

EL ARMARIO DE EDIE SEDWICK copia

Los diseñadores de moda vuelven a este icono sixties una y otra vez como fuente de inspiración. Sin ir más lejos, Marc Jacobs incluyó retazos del estilo de Edie Sedwick en las colecciones que creó para Louis Vuitton y para su propia marca (Marc Jacobs) en el invierno de 2013.

RUNWAY

Edie se cortó su melena castaña y se unió a la moda del pixie (pelo muy corto, como un chico, muy de moda en los ’60s), tiñéndoselo de rubio platino (casi blanco). Además, otros rasgos muy característicos eran los ojos muy pintados de negro y las pestañas postizas.

8

16Cuando Warhol viaja a París con Edie, comienza a relacionarse con los precursores de las vanguardias en Europa

20

32

36Pionera en llevar un solo pendiente

39

43

El vestuario de Factory girl fue obra de John Dunn,  habitual de series como Broadwalk Empire o Mad men, y responsable del vestuario de Casino (Martin Scorsese, 1995).

Otros vestuarios de cine:

El vestuario de Blue Jasmine

El vestuario de Blue Jasmine

Poster

Hace poco leí un reportaje sobre Ruth Madoff, esposa del mayor estafador de la historia de Estados Unidos, y personaje con el que Jasmine French (protagonista de esta película) tiene muchos puntos en común. Ambas se han quedado solas ante el peligro, su círculo social les da la espalda y sólo ven a sus ex-amigos en los tribunales, deben pasar una temporadita en casa de sus hermanas porque no tienen donde caerse muertas, repudian a sus maridos, y sus hijos no quieren tener nada que ver con ellas. Sin embargo, al contrario que Ruth Madoff, que se empeña en mantener un perfil bajo y volverse invisible; Jasmine intenta trazar un plan que le devuelva a los sitios de los que nunca debió salir: el Upper East Side, Los Hamptons, Martha’s Vineyard o Boca Ratón. Todo ello sin parar de dar lecciones de vida a diestro y siniestro, regadas con grandes cantidades de alcohol y Xanax.

28

33

34

40+41What’s wrong with your self-esteem? // I’m living like this because you married the biggest loser of all…

Los que pasáis por aquí habitualmente, sabéis que los viernes solemos publicar alguna película con la que amenizar el fin de semana. Sin embargo, Blue Jasmine (2013) no estoy segura de recomendarla al 100%. No es para nada una mala película, pero tampoco me pareció muy interesante. Se trata de un trabajo hecho a la medida de Cate Blanchett (soberbia), que interpreta un personaje parecido a la Blanche de Un tranvía llamado deseo, con el que Woody Allen vuelve a rodar en Nueva York durante un ratito (la mayor parte del film tiene lugar en San Francisco), y que refleja el deterioro mental de una mujer que lo ha perdido todo menos su narcisismo. Un poco lo de siempre en las películas de Woody Allen.

En resumen:

  1. si sois fans de Cate Blanchett, os la recomiendo;
  2. si sois fans de Woody Allen, vedla (si aún no lo habéis hecho) porque sé que al final la curiosidad podrá con vosotros;
  3. si estáis casadas con un millonario: tanto si confiáis en él, como si no lo hacéis, como si tenéis clarísimo que es un estafador y de vez en cuando os pide que firméis algo, es recomendable que la veáis. No vale hacerse la tonta después y decir que no tenías ni idea de nada.
  4. si no cumplís nada de lo anterior, os la podéis saltar, la vida es muy corta.

5

6

8

Sin embargo, además de las interpretaciones de Cate Blanchett y de Sally Hawkins, lo que me parece más relevante de Blue Jasmine es cómo con un presupuesto para vestuario muy, muy reducido, se consigue una construcción tan perfecta del personaje principal: una multimillonaria venida a menos (lo ha perdido todo), repudiada por su círculo (a los que ha hecho perder todo), que ha tenido que desprenderse de todas sus posesiones (unas porque se las ha quitado el gobierno; otras para tener liquidez,) excepto de aquellas escasas piezas que la definen, a las que no ha podido/querido renunciar (utiliza la excusa de que son piezas personalizadas que no puede vender porque nadie querría un bolso con las iniciales de otra persona) y que le sirven de escudo y armadura ante la “vida normal” a la que se tiene que enfrentar a partir de ahora.

2

9

18

29Would you stop staring at my luggage?//Yes, it’s Louis Vuitton.

37

Jasmine ha mantenido algunas prendas básicas que toda revista de moda anuncia cada septiembre como fondo de armario, las que toda mujer del planeta Tierra debe tener. Prendas bien cortadas, atemporales, y de colores neutros y lisos que, combinadas entre sí, dan lugar a multitud de looks con los que una mujer de su edad nunca va a desentonar.

EL ARMARIO DE JASMINE FRENCH2

Además, cuenta con su bolso (el modelo Birkin de Hermès), que utiliza como escudo de protección para defenderse de los ataques dirigidos desde la vida que ahora tiene que vivir. También, este bolso es sacudido y golpeado cuando Jasmine pierde los nervios, como culpándole de todo aquello que representa: lo que un día tuvo, el grupo al que perteneció, la riqueza conseguida a base de estafas. El bolso simboliza todo lo que ella es y todo lo que ha perdido. Como anécdota, este artículo / prolongación del personaje, costaba más que todo el presupuesto destinado al vestuario.

1

12

26

16

La transformación del personaje también tiene su reflejo en el vestuario. De las joyas y los vestidos de alta costura que utiliza para asistir a las cenas benéficas que organiza, Jasmine tiene que sobrevivir con un número muy limitado de prendas con el que hacer malabares en el día a día de la clase trabajadora a la que ahora pertenece.

7

14

17

13

19

39Well, there’s only so many traumas a person can withstand.. // …until they take to the streets and start screaming.

La encargada de hacer magia con el vestuario de Blue Jasmine es Suzy Benzinger, habitual de las películas de Woody Allen. También ha trabajado con él en Si la cosa funciona, Celebrity o Desmontando a Harry.

Otros armarios de película:

El vestuario de Factory Girl.