‘Annie Hall’ y su vestuario

Annie Hall y su vestuario

1. La influencia del estilo Annie Hall ha sido tan grande que aún hoy se considera cool y transgresor. A finales de los setenta fue seguido por millones de mujeres. Se caracteriza por prendas oversized concebidas para el hombre: chaquetas más largas o tipo smocking, pantalones baggy, sombrero, chaleco y corbata.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

2. La confianza con la que el personaje defiende los estilismos contribuye sin duda en el auge de esta tendencia. Annie no va disfrazada, ella ES así. Una declaración de intenciones. Un signo de liberación femenina expresado en la forma de vestir. La dejadez de Annie en sus relaciones es el contrapunto perfecto a su estudiado estilismo. El look masculino de repente es muy femenino y sexy.

El vestuario de Annie Hall5

El vestuario de Annie Hall

3. En el momento de su estreno, este estilo masculino-femenino impactó bastante. Sin embargo, ya en la década de los años treinta Marlene Dietrich y Katherine Hepburn asaltaban frecuentemente el armario masculino. En los sesenta, Yves Saint Laurent vistió a la mujer con smocking. Diane Keaton confesó en su biografía que la inspiración la encontró en las calles de Nueva York y en personas que conocía y vestían bien.

Annie Hall movie poster

4. La diseñadora de vestuario fue Ruth Morley, responsable también de ‘Taxi driver’, ‘Kramer contra Kramer’ o ‘Tootsie’. Sin embargo, Woody Allen dio carta blanca a Diane Keaton en cuestión de indumentaria. Cuando Morley vio aparecer a la actriz así vestida, puso el grito en el cielo. No sirvió de nada. El director confiaba plenamente en la actriz y ambas compusieron el look del personaje. Woody Allen: “Es su propio estilo. Así es como viste ella. Siempre ha sido una excéntrica y creativa en el vestir. La encargada de vestuario se acercaba a mí y me decía: No deje que se ponga eso. Y yo le contestaba: A mí me parece que queda genial. Está fantástica. Y, por supuesto, le dejaba que se pusiera lo que quisiera. […] Siempre he tenido una gran fe en las actrices que llevan lo que quieren, sobre todo si su valía quedaba demostrada, como Keaton, que siempre dejaba a todos anonadados con su manera de vestir”.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

5. Ralph Lauren también aparece en los créditos como responsable del vestuario, cuando en realidad no fueron muchas las prendas que aportó la marca. Como trascendió que las corbatas eran suyas (aunque no era cierto) la venta de esta prenda aumentó considerablemente después del estreno.

6. Según la periodista Priscilla Tucker, que tuvo la oportunidad de entrevistar a Ruth Morley en 1978, “Morley empezó a comprar en Reminiscence ese compendio de ropa antigua, cómoda y barata y restos teñidos del ejército. La mayoría de los chalecos y las corbatas eran de tiendas de segunda mano, y las camisetas de época de ropa interior y los sombreros masculinos se adquirieron en Unique Clothing Warehouse. El pantalón masculino con pinzas […] se encuentra en Eaves Costume Co., igual que los zapatos masculinos de Keaton. Las únicas piezas nuevas eran las camisas con tirilla confeccionadas con telas masculinas procedentes de San Francisco. Morley afirma que no sabe de dónde salió la idea de que la ropa de Annie Hall era de Ralph Lauren y propiedad de Diane Keaton […]”.

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

El vestuario de Annie Hall

7. Annie Hall es la historia de una pareja contada a modo de flashback. Siempre se ha dicho que la película plasma la relación entre ambos en la vida real, pues fueron pareja durante varios años, aunque en el momento del rodaje no estuvieran juntos. Sin embargo, según el director, “la mayor parte de la historia era inventada. El afecto que sentíamos el uno por el otro era verdadero, pero el resto era fruto de un gran ejercicio de invención. No solo cambiaban los detalles. Nosotros no nos conocimos así, ni teníamos una relación como la que muestra la película. Tal vez haya retazos aquí y allá cogidos de la realidad, pero no son significativos”.

El vestuario de Annie Hall

8. La primera escena que se rodó fue la de las langostas. No tenía diálogos. “En el momento del rodaje hicimos unas siete u ocho tomas […], y en una de ellas estallamos de risa porque Keaton siempre me ha hecho reír. […] Supe que era la que utilizaríamos”. La escena en la que ella canta “Seems like old times” estaba pensada desde el principio. Cantaba de maravilla y Allen pensó que quedaría muy bien en el montaje.

El vestuario de Annie Hall11

9. Woody Allen utilizó esta historia para comenzar a desarrollar algunos de los recursos más identificativos de su cine: Dejó fotogramas vacíos en los que se veía a los actores hablando fuera de pantalla; utilizó los subtítulos para reproducir el monólogo interior de lo que Alvy+Annie pensaban al tiempo que hablaban, e hizo que Annie se desdoblara para observar cómo ella y Alvy se acostaban.

10. Annie Hall ganó cuatro premios de la Academia: mejor película, director, guion original y actriz principal para Diane Keaton.

*Más sobre Woody Allen*

El vestuario de Blue Jasmine

 

 

 

 

 

 

El vestuario de Blue Jasmine

Poster

Hace poco leí un reportaje sobre Ruth Madoff, esposa del mayor estafador de la historia de Estados Unidos, y personaje con el que Jasmine French (protagonista de esta película) tiene muchos puntos en común. Ambas se han quedado solas ante el peligro, su círculo social les da la espalda y sólo ven a sus ex-amigos en los tribunales, deben pasar una temporadita en casa de sus hermanas porque no tienen donde caerse muertas, repudian a sus maridos, y sus hijos no quieren tener nada que ver con ellas. Sin embargo, al contrario que Ruth Madoff, que se empeña en mantener un perfil bajo y volverse invisible; Jasmine intenta trazar un plan que le devuelva a los sitios de los que nunca debió salir: el Upper East Side, Los Hamptons, Martha’s Vineyard o Boca Ratón. Todo ello sin parar de dar lecciones de vida a diestro y siniestro, regadas con grandes cantidades de alcohol y Xanax.

28

33

34

40+41What’s wrong with your self-esteem? // I’m living like this because you married the biggest loser of all…

Los que pasáis por aquí habitualmente, sabéis que los viernes solemos publicar alguna película con la que amenizar el fin de semana. Sin embargo, Blue Jasmine (2013) no estoy segura de recomendarla al 100%. No es para nada una mala película, pero tampoco me pareció muy interesante. Se trata de un trabajo hecho a la medida de Cate Blanchett (soberbia), que interpreta un personaje parecido a la Blanche de Un tranvía llamado deseo, con el que Woody Allen vuelve a rodar en Nueva York durante un ratito (la mayor parte del film tiene lugar en San Francisco), y que refleja el deterioro mental de una mujer que lo ha perdido todo menos su narcisismo. Un poco lo de siempre en las películas de Woody Allen.

En resumen:

  1. si sois fans de Cate Blanchett, os la recomiendo;
  2. si sois fans de Woody Allen, vedla (si aún no lo habéis hecho) porque sé que al final la curiosidad podrá con vosotros;
  3. si estáis casadas con un millonario: tanto si confiáis en él, como si no lo hacéis, como si tenéis clarísimo que es un estafador y de vez en cuando os pide que firméis algo, es recomendable que la veáis. No vale hacerse la tonta después y decir que no tenías ni idea de nada.
  4. si no cumplís nada de lo anterior, os la podéis saltar, la vida es muy corta.

5

6

8

Sin embargo, además de las interpretaciones de Cate Blanchett y de Sally Hawkins, lo que me parece más relevante de Blue Jasmine es cómo con un presupuesto para vestuario muy, muy reducido, se consigue una construcción tan perfecta del personaje principal: una multimillonaria venida a menos (lo ha perdido todo), repudiada por su círculo (a los que ha hecho perder todo), que ha tenido que desprenderse de todas sus posesiones (unas porque se las ha quitado el gobierno; otras para tener liquidez,) excepto de aquellas escasas piezas que la definen, a las que no ha podido/querido renunciar (utiliza la excusa de que son piezas personalizadas que no puede vender porque nadie querría un bolso con las iniciales de otra persona) y que le sirven de escudo y armadura ante la “vida normal” a la que se tiene que enfrentar a partir de ahora.

2

9

18

29Would you stop staring at my luggage?//Yes, it’s Louis Vuitton.

37

Jasmine ha mantenido algunas prendas básicas que toda revista de moda anuncia cada septiembre como fondo de armario, las que toda mujer del planeta Tierra debe tener. Prendas bien cortadas, atemporales, y de colores neutros y lisos que, combinadas entre sí, dan lugar a multitud de looks con los que una mujer de su edad nunca va a desentonar.

EL ARMARIO DE JASMINE FRENCH2

Además, cuenta con su bolso (el modelo Birkin de Hermès), que utiliza como escudo de protección para defenderse de los ataques dirigidos desde la vida que ahora tiene que vivir. También, este bolso es sacudido y golpeado cuando Jasmine pierde los nervios, como culpándole de todo aquello que representa: lo que un día tuvo, el grupo al que perteneció, la riqueza conseguida a base de estafas. El bolso simboliza todo lo que ella es y todo lo que ha perdido. Como anécdota, este artículo / prolongación del personaje, costaba más que todo el presupuesto destinado al vestuario.

1

12

26

16

La transformación del personaje también tiene su reflejo en el vestuario. De las joyas y los vestidos de alta costura que utiliza para asistir a las cenas benéficas que organiza, Jasmine tiene que sobrevivir con un número muy limitado de prendas con el que hacer malabares en el día a día de la clase trabajadora a la que ahora pertenece.

7

14

17

13

19

39Well, there’s only so many traumas a person can withstand.. // …until they take to the streets and start screaming.

La encargada de hacer magia con el vestuario de Blue Jasmine es Suzy Benzinger, habitual de las películas de Woody Allen. También ha trabajado con él en Si la cosa funciona, Celebrity o Desmontando a Harry.

Otros armarios de película:

El vestuario de Factory Girl.